Seleccionar página

En español los podríamos traducir como “visiones”, “revelaciones” o “momentos Aha!”, pero no hay ninguna palabra tan precisa y comúnmente utilizada en este contexto como “insight” en el lenguaje inglés, por lo que con ésta me quedo.

A estos momentos de claridad mental les debemos el descubrimiento del VELCRO, la formulación de la ley de gravedad, los Post-its o el descubrimiento de la penicilina.

Estos momentos son ansiadamente perseguidos por empresas de todas las industrias, donde cada vez está más de moda usar técnicas creativas e innovadoras de creación de ideas. Son momentos no conscientes y difíciles de conseguir. Son momentos que resuelven, cambian perspectivas y te acercan a la verdad del funcionamiento de la realidad.

Los insights son forjados en capas más profundas de la conciencia donde nosotros no tenemos control.

Tu energía infinita te dirige hacia ellos, está siempre buscando este conocimiento más profundo que sólo es entendido por ella. El intelecto no sólo queda fuera sino que lo bloquea.

Últimos avances científicos demuestran que nuestro cerebro es bastante más activo cuando nuestra mente no tiene pensamientos conscientes que cuando está pensando analíticamente. De ahí el poder de los insights, cuando dejamos de pensar dejamos actuar a la misma inteligencia que hace que tu corazón lata, o que se ocupa de la digestión. Cuando dejamos que esta energía nos guíe en la vida provocamos pensamientos frescos, que no podríamos alcanzar ni con la fría lógica ni con nuestros sistemas de creencias y que nos llevarán a ser la máxima expresión de nosotros mismos.

Cuando tratamos de dejar de pensar nos da vertigo, entramos en un lugar desconocido y pensamos que ahí no hay acción, pero si conseguimos quedarnos ahí por un tiempo nos enchufamos al río de pensamiento nuevo y creativo que viene directamente desde la energía creadora para guiarnos en la vida. Estamos en el momento presente, estamos en la realidad y es la realidad la que nos guía.

Pero no vas a tener una vida rica en insights si no dejas tu Ego, tu pensamiento consciente a un lado. Si quieres entender mejor la realidad de tu mundo y de la conciencia y ser feliz, quédate en lo desconocido, ahí es donde la magia pasa.